TRATAMIENTO A DISTANCIA
1/1

El tratamiento a distancia consiste en que el paciente puede estar en su casa, en otra ciudad o país por ejemplo en Buenos Aires, Estados Unidos, España, Chile, Canadá, etc. y recibir el tratamiento desde donde se encuentre en ese momento.

 

Esto funciona al igual que funciona una radio, un celular, o un equipo de rayos X, que aunque no lo veamos se realiza una transmisión de señal a través de ondas.

 

Imagínese como hubiéramos pensado si hace 50 años atrás nos decían que podríamos hablar con alguien en otra ciudad o país por un aparato celular que no lleva cables.

Y, si además de hablar nos dijeran que podemos ver fotos, videos, etc.

Seguramente hubiéramos dicho que es imposible.

 

En este momento estamos ante la misma situación.

El tratamiento, la duración, el efecto es igual e incluso mejor, solo que el paciente no recibe el tratamiento directamente, este puede estar en su casa o en otro lugar.

 

Para que se entienda mejor, se aplican los imanes a una tercera persona (que servirá de antena) para que el paciente reciba la energía de los imanes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es así de simple.

 

Sin embargo existen ciertos requisitos que deben de cumplirse.

 

1. PEDIR PERMISO

Es necesario contar con el consentimiento del paciente, es decir preguntarle directamente a la persona que recibirá la energía de los imanes si desea recibir el tratamiento.

En ocasiones familiares de un paciente que conocen los beneficios del biomagnetismo deciden colocarse imanes para ayudar a su familiar o amigo que se encuentra con algún padecimiento con el fin de poder ayudarlo, muchas veces lo hacen por iniciativa propia sin consultárselo, esta es una noble acción, sin embargo si no se cuenta con el consentimiento de la persona las consecuencias resultan altamente perjudiciales para el terapeuta.

Esto es porque el paciente al no tener conocimiento que recibirá el tratamiento se encuentra en un estado de bloqueo, es decir que la energía que se le envía al no ser recibida tiene un efecto de rebote y regresa al  terapeuta causándole algún padecimiento.

 

2. ESTADO DEL PACIENTE

En el momento en que el paciente está recibiendo el tratamiento a distancia tiene que estar en un estado de relajación, no manejando ni trabajando, es mejor si se encuentra concentrado en la persona que se está aplicando los imanes (La Antena) para que haya una buena recepción de energía.

 

3. TOMAR AGUA

El agua es un magnífico conductor de la energía eléctrica. El cuerpo humano se compone de más de 2/3 partes de agua (cerca del 70%). Todas las actividades eléctricas y químicas del cerebro y del sistema nervioso central dependen de la buena conducción de las corrientes eléctricas para transmitir los mensajes entre el cerebro y los órganos sensoriales. Tomar agua, activa el cerebro para:

 

  • Una correcta actividad eléctrica y química entre el cerebro y el sistema nervioso.

  • Un correcto almacenamiento y una adecuada recuperación de información.

  • Tienen que tomar agua tanto la antena como el receptor (el paciente).

 

 

REALIZACION DEL TRATAMIENTO

 

Una vez se cumplan los pasos anteriores se cogen los pies de la persona que se colocara los imanes (La Antena) y se mencionara el nombre y apellido del paciente que recibirá la energía de los imanes.

Se debe de repetir su nombre con la intención de lograr una conexión, la prueba de que se tiene establecida la conexión será el encogimiento del pie.

Para lograr esto con mayor rapidez tanto la antena como el terapeuta deben de estar concentrados en el paciente que recibe la energía.

En caso de que ni el terapeuta ni la antena conozcan al paciente ayudaría mucho una fotografía del paciente.

 

Una vez se tenga establecida la conexión, el terapeuta inicia el rastreo de los pares biomagneticos y coloca los imanes según el requerimiento del paciente.

 

Es conveniente que en el transcurso del tratamiento el terapeuta repita el nombre del paciente y le pregunte si está recibiendo la energía de los imanes.

 

Cuando haya terminado de colocar los imanes es necesario que permanezca con ellos por lo menos durante 15 minutos, que es el tiempo necesario para que la energía de los imanes tenga un efecto eficiente.

 

Cabe mencionar que la persona que se está colocando los imanes (La Antena) también es beneficiada por la energía de los mismos.

1/1
1/1
1/1